Creative Commons License
Esta web, su contenido, imágenes y texto está bajo licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 España.
Entrar a privado
<< atrás
Anecdotario, capítulo 8. Torturas y fusilamientos de visueños
Viernes, 23 de febrero de 2007 | 2 comentarios | 2294 visitas

La imagen impactante del carro que transportaba a los forasteros fusilados hasta el cementerio de nuestra localidad ha dejado una huella imborrable en la memoria de muchos visueños que vivieron aquellos momentos. Es uno de los acontecimientos más repetidos en los relatos de las personas que hemos entrevistado.


Presos en el balcón del Palacio. En el centro Leonides, a los lados "Saurita" y "Cigarrón"

El carro de los muertos

La imagen impactante del carro que transportaba a los forasteros fusilados hasta el cementerio de nuestra localidad ha dejado una huella imborrable en la memoria de muchos visueños que vivieron aquellos momentos. Es uno de los acontecimientos más repetidos en los relatos de las personas que hemos entrevistado. Domingo León García, “Tío Rosca”, que tenía un carro tirado por dos borricos que usaba para transportar ladrillos y las mercancías del tren, fue mandado a recoger los cadáveres aparecidos en las cunetas de la carretera en dirección a Carmona para llevarlos al cementerio de El Viso del Alcor, según todas las versiones recogidas.

“Los cadáveres iban en el carro tapados con una sábana y los pies y brazos colgando” . (Manuela Fernández Jiménez “La Marica”).

“Escoltando el carro iban los falangistas visueños. Entraban por la carretera y recorrían las calles actualmente denominadas Pozo, Isaac Peral, Tocina y Jíménez Muñoz hasta llegar al cementerio, donde los enterraron en una fosa”. (Matías “El Calero”).

“Los guardias y los falangistas daban tiros al aire y nos decían en tono agresivo que nos metiéramos en nuestras casas y cerráramos las puertas”. (Gertrudis Sánchez Morillo).

“No se me olvidan las esteras del carro empapadas en sangre”. (José Muñoz de los Santos “Sueño”).

“Yo iba por la mañana con mi hermano en el borrico y me encontré a “Tío Rosca” con su carro cargado con los fusilados en el Pino Vela, acompañado por D. pegando tiros al aire. Dicen que mataron 14 ó 15 de Arahal y que fueron enterrados en un bujero, todos juntos”. (Manuel Benítez Ferrusola “Pitillo”).

“Salí de mi casa, miré para el lado de Carmona y cuando me di cuenta venía el carro del Rosca cargado de muertos con los pies colgando y dos guardias civiles pegando tiros al aire. Me asusté y salí corriendo para mi casa.” (Dolores Sánchez Franco).

“Ví como “El Rosca” volcó el carro en una fosa de 2x4 metros que hizo “El Linares”. Se donde están enterrados” (José Guerrero Cuevas “Cucharón”).

Por su parte, “El Mirlo” transportó los cadáveres de las personas fusiladas en La Cebonera (Mairena del Alcor). Por los datos que nos aporta José “Serrano” en el siguiente comentario intuimos que se trata de este transporte.

“Una vez el carro pasó por la calle El Monte con tres o cuatro muertos. Iban pegando tiros al aire”

Sin embargo, tenemos otra versión aportada por Dolores Ruiz Gutiérrez “Chica Mariano” y por su hijo, “Laguna”, según la cual los fusilados fueron transportados en un camión. Los cargaron, en contra de su voluntad, Juan Vallado Gutiérrez “Laguna” y Alfonso “El Chico de la Pequeña”.

“Iba mi cuñado Juan a trabajar a una barrería de Alcalá y a la altura de la actual Cruz Roja lo pararon los guardias y le preguntaron que adonde iba. Mi cuñado le contestó que a trabajar y los civiles le dijeron que se esperara, que iba a cargar a los muertos en el camión. Él dijo que como iba a hacer eso y los guardias le contestaron que ahora mismo y sin rechistar. También pararon al “Chico de la Pequeña”. Los muertos estaban aún calientes y los nervios provocaban el movimiento de algunas partes de su cuerpo. Empezaron a poner los muertos bien colocados en el camión, pero se lo recriminaron los guardias. Cogieron a un muerto entre dos militares y lo tiraron violentamente en el interior del camión, como si fueran jardas, diciéndole a mi cuñado que así era como se cargaban. A raíz de aquella experiencia tan terrible mi cuñado enfermó.”

La tortura física y psicológica

A finales de julio ya se habían producido las primeras detenciones de visueños, los cuales fureon encerrados en el Palacio. A muchos de ellos los torturaron brutalmente. Así lo atestiguan varias personas. Rosario López Burgos nos ha hecho saber que uno de los presos, Antonio Sánchez León “El Cigarrón”, que era primo suyo y que posteriormente sería fusilado, le mostró a sus familiares como tenía la espalda “toda llena de moretones tras haber sido torturado”. También Mercedes Jiménez “La Japona” nos destacó, cuando la entrevistamos, estos tratos inhumanos.

“Una de las veces que fue mi hermana Josefa a llevarle comida a mi cuñado, Manuel Carmona Groba, éste le dijo que no tenía ganas de comer después de ver la paliza que le habían metido a su compañero, “El Granaino”, el cual estaba tendido en el suelo en posición fetal”.


Manuel Carmona Groba, concejal del PSOE fusilado

Dos testimonios más coinciden en una técnica de tortura y en el autor de las mismas.

“Un militar golpeaba con un látigo a los presos”. (Rosario López).
“Mandaron a los presos a que arrancaran unos troncos del Palacio y mientras lo hacían les golpeaban con un látigo”. (Dolores Sánchez).

No fueron estos primeros presos los únicos que sufrieron torturas. El concejal Antonio León, días más tarde, también fue torturado durante un interrogatorio. A finales de agosto se presentaron en su casa un falangista y dos guardias civiles y lo detuvieron con la amenaza de que iban a llevarlo a la cuneta. Esa noche fue, según el propio Antonio, muy angustiosa, una de las peores de su vida, pero no fue la única.

“El día 15 de septiembre del 36 dos guardias civiles me llevaron al cuartel a declarar, me metieron en una habitación amplia, donde había una mesa, una silla y una máquina de escribir. Uno de los guardias se sentó en una silla y el otro se quedó de pie junto a mi. Entró el cabo con la pistola en la mano y el dedo metido en el gatillo, lo miré y me dijo: “no me mires que te pego un tiro”. Comenzó el interrogatorio, la primera pregunta tardé un poco en contestarla y el que estaba junto a mí me arreó dos bofetones enormes. Volví a mirar al cabo y me dijo otra vez “que no le mirara que mepegaba un tiro”. Se levantó el que estaba en la silla y diciendo “este hijo de puta no se pone nervioso” me dió un puntapié en los testículos. Caí al suelo y me golpearon en el costado, causándome una fisura en las costillas. Yo ya no veía nada y cuando me fui a levantar me di cuenta que estaba solo en la habitación. Al momento entró el cabo con otros guardias civiles y me llevaron a la mesa para que firmara la declaración. Les dije que tenía que leerla antes de firmarla y me contestaron que de nada me iba a servir, porque esa noche me mataban.” (Extracto del Libro de Baldomero Alba sobre Antonio León).

“Ninguno saben lo que les espera”

Según Isabel de Inés, ésta fue la contestación que le dió el preso Antonio Sánchez León “Cigarrón” a su prima la noche del 5 de agosto de 1936, horas antes de ser fusilado.

“Habían acudido a visitar a los presos sus novias y familiares. La visita se desarrolló en un ambiente relajado y distendido. Todos los presos bromeaban con sus novias y familiares, menos Antonio, cuyo rostro expresaba tensión y tristeza. Su prima le invitó a que levantara el ánimo y se mostrara contento como los demás. “Cigarrón”, intuyendo lo que se avecinaba, le respondió: están contentos porque ninguno saben lo que les espera.”

Antonio Sánchez León era socialista, trabajaba en una barrería en la zona de los barreros, vívía en la calle La Muela y tenía, según sus familiares, unos 25 años cuando lo matan, aunque en el Registro de Defunciones del Juzgado aparece con 31 años. Era novio de la hermana de Matias “El Calero”.

“Cuando fueron a sacarlo del Palacio pidió que se esperaran porque le faltaba una alpargata que no encontraba y le contestaron que era igual, para el tiempo que iba a durar...”. (Isabel de Inés).

Nos ha contado también Rosario López Burgos que

“Dolores “la Cigarrona”, madre de Antonio, después del fusilamiento de su hijo no consintió comer nunca más comidas sólidas. Sólo bebía vasos de leche, porque decía que su hijo ya no comía y ella tampoco.”

Primera saca en El Viso del Alcor

El 6 de agosto de 1936, falangistas del Coronil y de El Viso, sacaron del Palacio, que hacía las veces de prisión provisional en la que estaban encerrados un buen puñado de visueños, a los doce primeros inocentes para que fueran vilmente fusilados en una cuneta de Mairena, pasando la gasolinera, junto al Prior. La docena de visueños que sacaron ese día de madrugada para ser pasados por las armas fueron: Antonio Sánchez León “El Cigarrón”, José Jiménez Villanueva “El Pistolo”, Manuel Moreno Jiménez “El de la Candelaria” o “Patas Largas”, Antonio Rivera García “El Titi Caldera”, Bernardo Martín Huertas “El Quejago”, José Pineda Vega “El Gordo la Picota”, Antonio Belloso Viva “El Reverte”, Ramón López de Tejada Morales “El Granaíno”, Jose Valla Roldán “El Comparito”, Manuel Carmona Groba, José Jiménez Jiménez “El de la Huerta Gorrión” y Juan Roldán Ruiz “Saurita”

José Guerrero Cuevas “Cucharón” nos describe los prolegómenos de aquel crimen y resalta quienes componían el núcleo de verdugos, a los que al parecer se les unieron algunos visueños:

“Vinieron cuatro falangistas uniformados de El Coronil y el jefe que tenía cerca de dos metros. Llegaron los cinco con un coche negro lo aparcaron donde hoy está La Recovera y se fueron andando por la calle Real hasta llegar a la sede de los falangistas. Alli estuvieron un buen rato. Después se llevaron el coche a la zona de Los Corrales. En las primeras horas de la madrugada se dirigieron al Palacio y sacaron amarrados a doce presos.”

Con las detenciones, y sabiendo lo que estaba pasando ya en otros pueblos con los detenidos, la desazón y el terror se apodera de muchas madres que temen por la vida de sus hijos. Sirva como ejemplo el de Natividad Roldán León, abuela de los Ceferinos, la cual tenía a su hijo Manuel Bonilla Roldán “El Inglés” encerrado en el Palacio. Natividad, para evitar que lo sacaran para ser fusilado, dormía frente al sardiné de la puerta del Palacio. El día 6 de Agosto, fecha de la primera saca, su hijo, Antonio Bonilla Roldán “Malos Pelos”, que la estaba acompañando, presenció como sacaron a los presos que fusilaron.

“En el Palacio había unos cincuenta presos, pero sacaron a doce. Vi como los sacaban amarrados de pies y manos. Eran las doce y pico de la noche y los fueron echando en el camión como a los cochinos. Los verdugos iban enmascarados, pero conocí a tres de El Viso por los andares”.

“Chacho, chacho, sal que ahí te buscan” . Entregó a su hermano para salvarse.


Juan Manuel Valla Roldán “Bartolo”

Son muchas las personas que nos han resaltado el execrable y fraticida comportamiento que tuvo en ese momento de la primera saca, Juan Manuel Valla Roldán “Bartolo” con su hermano. Los falangistas empezaron a nombrar a los que se iban a llevar. Nombraron a Bartolo, pero hizo como si con él no fuera la cosa y llamó a su hermano que estaba adormilado. Lo despertó y le dijo: “Chacho, chacho, sal que ahí te buscan”. Su hermano, Jose Valla Roldán “El Comparito”, que además de sueño tenía algo de retraso, salió y se lo llevaron. “El Comparito” tenía 30 años cuando lo fusilan, vivía en la calle Tren y se dedicaba a buscar zapatos en el barranco para que su padre los arreglara y así poderlos vender.

Objetores de conciencia entre los falangistas.

Cuando llegó la hora de fusilar a los doce visueños a los que habían sacado del palacio, uno de los “verdugos”, José María, según R.B., se negó a disparar:

“Yo no puedo matar, mi conciencia me lo impide” . A lo que le respondieron: “pues tenemos la orden de que aquí al que no mata se le mata”. José Mª, lejos de derrumbarse, se envalentonó y en un alarde de coherencia ética dijo: “pues aquí me tenéis, matadme si queréis, pero yo no voy a disparar”.

Posteriormente serían algunos más los casos de falangistas y de afectos al régimen que no quisieron apretar el gatillo, aunque para librarse de ello pagaran a otros para que fueran en su lugar.

“A Jesús, falangista, lo mandaron a que fuera a fusilar y dijo que no tenía valor para ello. A cambio de dinero fue el A...”

Pese a que lo fusilaron sobrevivio milagrosamente.

El caso de “Saurita”, Juan Roldán Ruiz, es posiblemente el que más morbo crea cuando se aborda el tema de la guerra civil en nuestra localidad. Este hombre, zapatero de la calle Rosario, fue muy poco dado a contar lo que le pasó. A veces hasta lo invitaban a vino para ver si contaba algo. Después de encajar los testimonios y los documentos que hemos obtenido en nuestra investigación podemos decir que los hechos ocurrieron más o menos de la siguiente forma:

Por ser concejal fueron a buscarlo a su casa y se lo llevaron detenido al Palacio. Una vez encerrado, su cuñado Tomás fue a llevarle una manta y a informarse de por qué le detenían, pero no lo dejaron entrar, ya estaba junto con los que habían separado del resto para que fueran fusilados.
En la madrugada del 6 de agosto de 1936 fue sacado de la prisión de El Viso del Alcor junto a 11 detenidos más. En las cunetas de la carretera que va de Mairena del Alcor a Alcalá de Guadaira, pasando la gasolinera, a la altura de una finca que se llamaba El Prior, fueron acribillados a balazos.
Saurita quedó sin conocimiento tras recibir tres tiros de fusil, los demás murieron todos. Cuando estaba recobrando el conocimiento, uno de los verdugos se dió cuenta de que estaba vivo y le propinó un puntapié avisando al mismo tiempo a sus compinches de que se movía. Entonces le dieron un tiro de pistola que le entró por el costado derecho, le atravesó el pulmón y le salió a la altura de la clavícula, rozándole la mandíbula izquierda. Saurita se quedo muy quieto, sin perder el conocimiento, y cuando venían dando el tiro de gracia sintió como le ponían el cañón en la sien. Por instinto vital hizo un rápido y afortunado movimiento de cabeza que posiblemente le salvó la vida, porque aunque el proyectil se le alojó en el cráneo, dejándole inconsciente, no le mató. Los verdugos lo dieron por muerto y se marcharon.
Cuando estaba amaneciendo, pasó un coche a gran velocidad y la vibración del terreno le hizo despertar. Como conocía el sitio donde cayó, se levantó de entre los muertos y se fue al olivar que allí había. Se escondió detrás de un olivo hasta que pasó por allí una señora hortelana que iba para la plaza de abastos. Le pidió que hiciera el favor de avisarle a la autoridad de Mairena para que vinieran a recogerlo y llevárselo al hospital. En ese intervalo de tiempo lo escuchó un hortelano quejarse, le dió agua y le prestó los primeros cuidados. Había perdido mucha sangre y tenía mucha sed. A la media hora de esto llegó el jefe de policía en un taxi y se lo llevaron al hospital central de la Macarena en Sevilla.
Cuando se corrió la noticia de que habían sido sacados del Palacio y fusilados en Mairena su cuñado fue a recoger el cadáver con un camión, pero sorprendentemente se encontró que no estaba entre los muertos. En el hospital le extrajeron el proyectil y estuvo curándose durante un mes. Más tarde, la madre y la abuela de Saurita se pusieron en contacto con Sancho Dávila, una persona influyente, para que les ayudara, ya que Dolores, abuela de Saurita, había sido su ama de cría durante su niñez. Sancho Dávila les dijo que la única manera de ayudarlo era mandarlo a la cárcel de Sevilla, donde se terminaría de curar de las heridas y más tarde, una vez curado, debía irse al frente, a la guerra. A su casa no lo podía mandar porque lo fusilarían de nuevo.
Una vez curado lo enviaron a la comisaría de la calle Jesús del Gran Poder y de ésta pasó para la cárcel, donde estuvo aproximadamente un año y medio. Después lo mandaron a la guerra con el Batallón 516 (Tercera Compañía) del Regimiento de Infantería de San Quintín número 25. El primer destino fue Oropesa (Toledo) y, más tarde, Los Pirineos y Cataluña. Uno de los últimos lugares donde estuvo fue en la población de Vich. Acabada la guerra lo pusieron en libertad vigilada durante muchos años.

Enterrados en una fosa en Mairena

“El Huerteri”, que había sido obligado a hacer guardias como cívico, vió pasar el camión que cargaba a los visueños que fusilaron, los cuales fueron enterrados en una fosa común en Mairena. En el registro de defunciones del Juzgado de Paz de nuestra localidad hemos encontrado que se practica la inscripción de estas muertes el 28 de abril de 1937, ocho meses después, y dice eufemísticamente, entre otras cosas lo siguiente: “Falleció en término de Mairena del Alcor el 6 de Agosto de 1936 a consecuencia de operaciones militares y su cadáver recibió sepultura en el cementerio de Mairena del Alcor.”

Personados miembros de Solano en el cementerio de Mairena del Alcor pudimos comprobar que existe un monolito en recuerdo de los fusilados, entre ellos, los once visueños en cuya lápida se puede leer lo siguiente: “Aquí yacen restos de las víctimas que murieron por aplicación de bando de guerra de 1936. Guerra civil española. Descansen en paz.”


Temas: Memoria Histórica - Anecdotario - 2007
ÚLTIMOS COMENTARIOS - COMENTA EL ARTÍCULO
#307 - Por Enganchado
Anecdotario, capítulo 8. Torturas y fusilamientos de visueños
15 de marzo de 2007

Que buen trabajo de investigación estas haciendo sin ser historiadores. Me estáis enganchando. Es mucho mejor y más profundo que el trabajo de historia que ha hecho el concejal.

#275 - Por Anónimo
Anecdotario, capítulo 8. Torturas y fusilamientos de visueños
25 de febrero de 2007

Que recuerdos más espeluznantes. Cuanto miedo y sufrimiento penetró en las casas visueñas. Y cuanto silencio y ocultación de los hechos. Cuantos asesinatos sobre los ladrillos de nuestras casas y calles. Y cuantos asesinados escondidos bajo nuestros pies.
Que régimen más cruel con nuestros abuelos y que crueles los que callaron en connivencia con los verdugos.
Pobres abuelos nuestros a los que les mataron sus amigos y sus vidas. Póbrecito mi abuelo que vivió como un esclavo del señor cura, del licenciado farmacéutico, y del respetable terrateniente. Que pena de nuestros abuelos que firmaron con sus desgastados dedos pulgares y trabajaron como bestias.
Malditos los que perpetuaron el sanguinario régimen, malditos los que callaron mientras recibían la comunión, malditos los que callan ahora y pisan el solar que sirvió de sala de torturas y antesala de asesinatos, malditos los que utilizan el sistema democrático para avasallar.
Gracias solano por vuestro compromiso en la lucha por la justicia, por vuestra entrega y por vuestro trabajo desinteresado y altruista.
Dentro de poco vendrán los historiadores visueños y los de la santa cruz. Que vanos están todos ellos.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

AGENDA
OTRO MUNDO ES POSIBLE
¿QUE ES EL TTIP?
Domingo, 1ro de febrero de 2015
Para enfrentarse al TTIP necesitamos que todo el mundo esté informado. Para informar necesitamos a los medios. Pero los medios necesitan la (...)
RAP CONTRA EL RACISMO
Sábado, 25 de octubre de 2014
Cantera Sierra de Esparteros, Morón de la frontera
Sábado, 1ro de marzo de 2014
En este video podemos ver la FALSA restauración y explotación ilegal que SIDEMOSA ha llevado a cabo durante 11 años en la Sierra de Esparteros y por (...)
Cantera Sierra de Esparteros, Morón de la frontera
Sábado, 10 de agosto de 2013
En este video podemos ver la FALSA restauración y explotación ilegal que SIDEMOSA ha llevado a cabo durante 11 años en la Sierra de Esparteros y por (...)
Sí se puede, con las energias renovables
Domingo, 7 de abril de 2013
Aquí está la prueba para las personas que todavía no se creen que la generación de electricidad por métodos respetuosos con el medio ambiente puede (...)
PARTICIPA
EL AYUNTAMIENTO ¿ILUMINADO O DESLUMBRADO POR ENDESA?
Sábado, 25 de octubre de 2014
¿Se merece ENDESA que el Ayuntamiento la homenajee? Estamos asistiendo a una colosal crisis económica, institucional y civilizatoria. Se está (...)
Otro Incendio Intencionado a los pies de la Cornisa de los Alcores
Jueves, 8 de agosto de 2013
El pasado viernes día 2 de agosto otro incendio intencionado a los pies de la Cornisa de Los Alcores, justo detrás del Tiro al Plato, amenazaba con (...)
Denuncias Recibidas
Domingo, 31 de julio de 2011
Porque una imagen vale más que mil palabras...
SOLANO DENUNCIA QUE LA BASURA DE LOS REYES MAGOS LA ESCONDE EL AYUNTAMIENTO...
Miércoles, 2 de febrero de 2011
Desde hace muchos años el Colectivo Ecopacifista Solano de El Viso del Alcor viene denunciando que existe una gigantesca escombrera y un (...)
ASÍ ENTIENDE EL MEDIO AMBIENTE NUESTRO CONCEJAL
Jueves, 4 de noviembre de 2010
Hace algunos meses comenzamos a denunciar públicamente la proliferación de escombreras en nuestro pueblo, las cuales lejos de desaparecer continúan (...)