Creative Commons License
Esta web, su contenido, imágenes y texto está bajo licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 España.
Entrar a privado
<< atrás
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
Miércoles, 18 de julio de 2007 | 11 comentarios | 9053 visitas

Capítulo 11 de nuestro anecdotario, dedicado esta vez a los fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936. Historias escalofriantes, llenas de crueldad y venganzas.
Un capítulo muy largo pero que mecere la pena leer completo,

TEODOMIRO CADENAS SANTOS.

“Lo matan por recoger la chatarra de la Iglesia”.


Fotografía de Teodomiro Cadenas Santos, cedida por su hija Felisa


Había nacido el 21 de enero de 1888, estaba casado con Felisa Falcón, tenía 7 hijos (Felisa, Asunción, Josefa, Marina, Rosario, Manuel y Teodomiro) y vivía en la calle Castelar 11, actual Calle Alcores [1].
Todos los testimonios recogidos afirman que no tenía vinculación política alguna. Era chatarrero y su “delito” fue recoger hierros quemados de la Iglesia y algún que otro cáliz. Según su hija Felisa, Teodomiro no tenía intención de coger los restos de la quema, pero uno muy relacionado con la Iglesia (Ch...) le indujo a que lo hiciera, diciéndole que los recogiera que no le pasaría nada. Fue a vender la chatarra a Sevilla. Como las chatarrerías ya estaban avisadas de la desaparición de útiles religiosos y tenían la orden de comunicarlo al cuartel de la guardia civil, el chatarrero dio el chivatazo y lo detuvieron en El Viso al día siguiente.

“Venía de traer dos cargas de melones de un terreno que tenía en Pelabarba, cerca del cortijo “El Cordobés” y se sentó al fresquito en la puerta de su casa con dos de sus niñas. Al momento llegaron varios hombres que les dijeron que les acompañara. Lo tuvieron poco tiempo encerrado en el Palacio y después se lo llevaron a una comisaría de Sevilla en la calle Jesús del Gran Poder. Mi madre se fue varias semanas a casa de un hermano suyo que vivía en Sevilla, para poder llevarle de comer a la cárcel, hasta un día que le dijeron que no llevara más comida, porque allí ya no había ningún Teodomiro. Le entregaron una manta, una petaca y un mechero que aún conservamos. Creemos que lo mataron, pero su cadáver nunca apareció. Mi madre iba a buscarlo a muchos cementerios de los pueblos de alrededor, a veces andando, y no encontró ni señal”. (Testimonios de sus hijas Felisa, Asunción y Josefa).

Una nieta suya, aunque no nos puede asegurar si fue la última vez que lo vieron antes de su fusilamiento o desaparición, recuerda que su madre y su abuela Felisa contaban que “lo vieron salir de una prisión totalmente abatido, con muy mala carita, junto con otros presos”.

Pasado un tiempo después de asesinado, requetés visueños -entre los que iba D...- irrumpieron violentamente en su vivienda y echaron a sus hijos a la calle. Sus hijas, entonces unas chiquillas, no han logrado borrar de su memoria la imagen de este innombrable “señor”, las palabras hirientes, los empujones y las miradas cargadas de desprecio de quienes le acompañaban. Mientras interrogaban a Felisa, la mujer de Teodomiro, destrozaron los muebles, lo pusieron todo patas arriba. Iban buscando cosas de la Iglesia, pero no encontraron nada.

“Muertos de miedo nos refugiamos en las casas de los vecinos. Desde allí se escuchaban las voces que daban los requetés y a mi madre gritar y llorar diciendo que allí no estaba el manto de la virgen, que era lo que más buscaban. Le pegaron, le dieron un bofetón que le reventó un oido y la dejaron sorda” . (Testimonio de sus hijas)

No encontraron nada, porque no tenían nada, pero lograron añadir más dolor a Felisa y a sus hijos, cuya infancia estuvo presidida por el miedo y las ausencias, forjada a base de penalidades.

MANUEL JIMÉNEZ ORTIZ “EL APARRAO”.

“Reclamó un sueldo que le debían”.


Fotografía de Manuel Jiménez Ortiz “Aparrao”, cedida por su sobrina Lorenza Jiménez Jiménez


Nació en 1911 y vivía en la Calle Alcalá Zamora 191, [2] actual casa del “Saro” en la calle Corredera. Según su familiar Antonia Jiménez Cadenas:

“Solía pasar largas temporadas en el campo, en un cortijo de Alcalá de Guadaíra, con un tío suyo. Se señaló como republicano en Alcalá, al pasear la bandera republicana. Los falangistas de Alcalá le tenían seguida la pista y en el verano de 1936 se lo llevaron junto al novio de la “Rubia la Posada”. Fue a parar al barco, donde permaneció hasta que le entregaron la ropa a sus familiares.”

“Cucharón” estaba de zagal con él en el momento de su detención. Fue por septiembre y estaban con un “piarón de vacas” en el cortijo de Torrox, cerca de Locampo.

“Una pareja de militares de Sevilla llegaron con un coche al cortijo. Preguntaron por “El Aparrao” y le dijeron que se tenía que ir con ellos. Él les contestó que no podía hacerlo, que no podía dejar a un niño solo a cargo de tantas vacas. Le dijeron que me aviara yo solo. La misma noche lo mataron.”

Según “Cucharón”, la causa de su asesinato fue que había reclamado un sueldo que le debían:

“Lo matan porque antes de la guerra “El Aparrao” le había reclamado a la madre de un falangista un sueldo que le debían. Por reivindicarle el sueldo varias veces se chivaron a la Falange y fueron a buscarlo”.

En el legajo 120 del Archivo Municipal de El Viso del Alcor (AMV) aparece la siguiente reseña sobre su asesinato: “Participando que a los mozos Agapito Sánchez Ruiz y Manuel Jiménez Ortiz les fue aplicado el Bando de Guerra” . Por otro lado, en la base de datos de José Mª García Márquez, investigador del Archivo del Tribunal Territorial Militar de Sevilla, aparece que “tenía 25 años, era soltero, panadero y miembro de la CNT. Fue fusilado en Sevilla el 24 de septiembre de 1936” .

MANUEL SANTOS BORREGUERO “CAMPILLO O ALFILER”.


Fotografía de Manuel Santos Borreguero “Alfiler”, cedida por su hermana María


“Hacía proselitismo leyendo en los bares prensa obrera”.

También le decían Manuel de la Huerta Las Latas, porque era donde vivía su familia. Nació el 17 de julio de 1917 en El Viso del Alcor, estaba empadronado en la calle Regina 11, actual Cervantes [3], pero vivía gran parte del año en la mencionada huerta que pertenecía al término de Mairena, según nos cuenta su hermano José.

“Mi hermano trabajaba en la huerta, era miembro del Partido Comunista y hacía proselitismo leyéndole a la gente en los bares periódicos como “El Mundo Obrero” (PCE) o “La Tierra” (CNT). No había muchos que supieran leer. Los trabajadores se reunían en tertulias en las tabernas y comentaban y debatían los artículos y noticias de los periódicos obreros. ”

A Manuel lo detienen falangistas de Mairena el 29 de Julio de 1936. Ese día, que le obligaron a emprender el camino del no retorno, quedó marcado para siempre en la vida de sus padres y hermanos.

“Se presentaron en la huerta y le dijeron a mi hermano que les acompañara que le querían hacer unas preguntas. Ya no volvió mas”.

Por otra parte su hermana María nos rememoró que:

“estuvo cinco días detenido en Mairena, antes de llevárselo a un barco de presos que había en el puente de “Las Delicias” de Sevilla, el que se abre y se cierra. Mi madre y nosotros, sus hermanos, lo visitamos estando en el barco. La última vez que fue a verlo mi madre le dijeron que si no estaba allí su ropa es que no estaba muerto, pero ya lo habían matado”.

Manuel fue fusilado el 17 de octubre de 1936, según una lista de la Dirección General de Seguridad facilitada en 1941 al Ayuntamiento de Mairena del Alcor, incluida en una moción que reproduce la página web www.iumairena.com. Tenía 19 años y estaba soltero.

JOSÉ RUIZ CADENAS “PATADEPAÑO”.


Fotografia de José Ruiz Cadenas “Patadepaño”, cedida por su hijo Francisco


Su mujer “lo estuvo rebuscando entre los cadáveres de los fusilados”.

Era el padre de los “Meneas”. Había nacido en marzo de 1897, estaba casado con Rosario Borreguero, tenía tres hijos y vivía en la calle Sevilla 14 [4]. Era un excelente albañil y pertenecía, según su familia, a la dirección local del PSOE.
Sobre los prolegómenos de su asesinato-desaparición nos ha relatado su hijo, Francisco Ruiz Borreguero, lo siguiente:

“Mi madre, le llevaba la comida a una prisión cerca de la Cruz Roja de Sevilla, hasta que una vez se encontró su celda vacía. Ya lo habían sacado para matarlo y lo único que había en su celda era su ropa y una capacha colgada con cosas de aseo personal que mi madre le había llevado.”

Pensando en lo peor, Rosario se fue al Cementerio de Sevilla donde se tropezó con una escena dantesca: una masacre horrible que produce escalofríos solo de contarla. Se trataba de los cuerpos retorcidos y amontonados de las personas fusiladas la madrugada anterior. Llena de dolor y con la esperanza -paradójica- de encontrar a su marido entre los muertos...

"estuvo rebuscando entre los cadáveres de los fusilados, removiendo cuerpos, pero no lo encontró. Posteriormente mi madre se puso a buscar a mi padre por todas las cárceles de Sevilla. Llegada la noche, derrotada por la angustia y el cansancio, se tiró en una acera a llorar. Un hombre que la vio le preguntó qué le pasaba y, cuando ella se lo explicó, le aconsejó que se fuera al puerto a buscarlo, porque allí estaban embarcando a gente. En el puerto vio montones de ropa, pero tampoco le encontró. Mi madre no quería terminar de creerse que le habían matado. Siempre tuvo la esperanza de que mi padre volvería, por eso ni de noche cerraba la puerta de su casa y siempre se acostó vestida de negro, por si tenía que salir rápidamente de huidas”. (Francisco Ruiz).

ANTONIO GAVIRA CORDERO “TENAZAS”


Fotografía de Concepción Núñez Muriel, viuda de “Tenazas”, cedida por su hija Rosario


“Huyó, pero no pudo aguantar y se volvió el mismo día”.

Era el abuelo de los “Rejas” y de los “Parejos”. Nació el 1 de septiembre de 1898 y vivía en la calle O´Donnell 77 [5]. Fue uno de los dirigentes de la CNT visueña, miembro del Comité Revolucionario durante la guerra, según consta en los sumarios de los Consejos de Guerra de Justo Cuevas “Peluquín”, “Juanillo Mamé” y “Culebro”. Parece ser que no tuvo nada que ver con la quema de la Iglesia. A “Tenazas” le cogió la quema del templo parroquial en su calle. Le informó de ello la “Cuevarronca” de una manera sarcástica: “Tenazas ¿quieres asar pimientos morrones?. Pues vete para la Iglesia y verás el fuego que hay”
Días después, cuando El Viso cae en manos de los falangistas y comienza la represión contra los “rojos”, estuvo apunto de huir para driblar a la muerte.

“Mi madre me contaba que unos amigos le dijeron a mi padre que había que irse y esconderse, si no querían que su vida corriera peligro, pero él no lo tenía claro porque mi madre, su mujer, estaba en avanzado estado de gestación. No obstante, se fue una mañana, pero no pudo aguantar y por la noche se volvió a su casa. Fue detenido y se lo llevaron preso junto con el Patadepaño a la cárcel de Ranilla (Sevilla). Allí coincidió en el patio con “Saurita”. El 9 de octubre de 1936 nací yo, su segunda hija. El 18 de octubre mi madre me llevó a la cárcel para que mi padre me conociera. Me tuvo que mostrar a través de una ventanita. Él se quedó sin palabras, agachó la cabeza y rompió a llorar. Al día siguiente volvió a visitarlo su mujer y ya lo habían sacado camino de su mortal destino.” (Rosario Gavira)

Cuando su mujer vuelve ese día a nuestra localidad hubo mucho revuelo, llanto y consternación en su calle. Los gritos de su mujer, llenos de rabia y dolor, no pararon de sonar durante todo el día:

“Mala sangre que me lo habéis matado” (Rosario Bonilla).

Probablemente el día que lo sacaron, el 19 de octubre según la versión de la familia, no fue el día que lo mataron, pues no coincide con los datos extraidos por Baldomero Alba del archivo de la prisión provincial que indican que ingresó en prisión el 31 de agosto de 1936 y fue entregado el 28 de noviembre 1936. También podemos decir, por los datos que manejamos, que “Tenazas”, “Kilin”, “Cogujao” y Antonio Gavira Romera, todos fueron fusilados el mismo día.

ANTONIO VERGARA ROLDÁN “EL COGUJAO”.


Fotografía de Antonio Vergara Roldán “Cogujao”, cedida por su hermana Josefa


“Participó en el desarme de los derechistas”.

Nació el 16 de marzo de 1911, vivía en la calle Sediles 40, actual calle La Muela [6]. Trabajaba en el campo y en las huertas, estaba soltero, con novia y tenía 25 años.

“Su novia era Reyes Bersebal Campillo “Culebra” y cuando, después de asesinado mi tío, visitaba su casa ésta se convertía en un mar de lágrimas”. (Agueda Cobano Vergara)

Según nos ha contado su hermana, Josefa Vergara:

“Lo detuvieron, junto con el Terrible, por participar en el desarme de los derechistas. Estuvo en la cárcel que había en la calle Convento 8 y a los dos meses se lo llevaron a Sevilla. Estando en la cárcel de Ranilla lo trasladaron al barco. Yo iba a verlo al barco hasta que un día nos dijeron que mi hermano ya no estaba y nos entregaron sus pertenencias. Nunca más supimos nada de él.”

Solano ha conseguido su expediente procesal de la prisión provincial de Sevilla. En dicho expediente se indica su militancia ( “filiación social: CNT” ) , la fecha de detención ( “el 31-8-1936 ingresa en esta prisión procedente de la comisaría entregado por Fuerza Pública en concepto de detenido a disposición de la Autoridad Militar con orden del Delegado Militar Gubernativo.” ) y la fecha de entrega para su fusilamiento ( “el 28-11-1936 es entregado a la Fuerza Pública por orden del Delegado Militar Gubernativo que se une al expediente de José García Monge” ).


Escanner del expediente procesal del “Cogujao”



ANTONIO HUERTAS JIMÉNEZ “EL POLLO O CANTALAPIEDRA”.

Pertenecía al Comité Revolucionario.

Era arriero, estaba casado y tenía cinco hijas. Los entrevistados que le conocieron nos lo describen como un pendenciero.

“Un Viernes Santo, en un bar que había donde está hoy el BBV, el “Pollo” salió de pelea con el cuñado del padre del “Titi la Bernarda”. Se metió el padre del “Titi” a separarlo y el “Pollo” lo apuñaló de muerte. Como consecuencia pagó ocho años de cárcel.” (I. S.)

“El Pollo mató a mi padre. Una vez, trabajando en una carpintería, siendo un niño, lo vi y me entraron ganas de clavarle algo, cogí un formón, pero mi jefe se dio cuenta y me paró” (Titi de la Bernarda).

Perteneció al Comité Revolucionario, según las declaraciones de Juanillo Mamé [7].

“Dicen que lo fusilaron por participar en la quema de la Iglesia” (Rosario H.).

Fue llevado desde la Comisaría del Gran Poder a la Prisión Provincial el 31 de Agosto de 1936 y sacado de la misma el 9 de diciembre de 1936, siendo fusilado con otros más (datos aportados por José Mª García Márquez, investigador del Archivo del Tribunal Militar Territorial).

JUAN MARTÍN ROLDÁN “EL BAENA”.

(Fotografía de Juan Martin Roldán “Baena”, con prensa obrera en sus manos, cedida por su hermana Regla)

Fue un hombre de principios, un ejemplo de sensatez, de afán de superación y de entereza hasta la muerte: todo un líder.

Nació el 10 de enero de 1902, vivía en la calle Alcalá Zamora 199 (Corredera). Era un destacado dirigente de la CNT visueña, tal y como confirman los sumarios consultados en el ATMTSS y los múltiples testimonios orales recogidos. Cuando los republicanos visueños deciden abandonar la defensa de nuestra localidad, ante el temor de que fuera tomada por las tropas golpistas, “Baena” no quiso huir, pese a que “El Bonoto” le aconsejó que se fuera para que no le mataran. No obstante, para eludir su apresamiento se fue a vivir al campo, cerca de Trigueros. Allí estuvo dos meses hasta que lo detuvieron en el cortijo. Posteriormente fue encerrado en el Palacio y más tarde fue trasladado a Sevilla.
Su hijo Julio nos ha aportado dos cartas, y su testimonio oral, para reflejarnos algunos de los momentos angustiosos por los que pasó su familia mientras su padre estaba en su particular corredor de la muerte.

“Antes de ser asesinado le pidió clemencia al párroco, Primitivo Tarancón, para que intercediera por él, pero éste no se pringó. Le habían echado la culpa de ordenar la quema de la Iglesia y fue todo lo contrario. Era íntimo amigo del Sacristán Guerrero y se había pronunciado contra la quema de las imágenes religiosas. Mucha gente que le conoció me ha comentado que él decía que eso era una locura, que con eso no se adelantaba nada. Es más, junto con otros dirigentes cenetistas, impidió el primer intento de quema de la Iglesia. A mediados de diciembre su padre fue a verlo, pero ya no estaba en su celda. Solo le dieron una canastilla hecha por él mientras estuvo preso. Tras este desenlace mi abuela en público maldecía a D. Primitivo y a la Iglesia, hasta el punto de que momentos antes de morir reunió a todos sus hijos y nietos para decirles que el día que ella muriera no quería ni un cura ni una campana. Fue un escándalo porque en aquella época fue un entierro sin curas.”

Según la versión de otra familiar, su madre le pidió también a Juan Manuel León Ríos que intercediera por él, pero éste le contestó a su madre: “¿Cuantos hijos tienes? ¿Cinco?. Bueno, pues uno menos que más da” . Por esta razón le insultaba cada vez que lo veía por la calle. Una prima de la madre de “Baena”, cuyo nombre no revelamos por voluntad expresa, nos relata que:

“una vez pasó León Ríos por la calle Albaicín y mi prima lo puso como un trapo. Él continuó su marcha sin volver la mirada. Yo le decía, chiquilla cállate que te van a encerrar a ti también”.

La mayor parte de las personas entrevistadas nos han resaltado el liderazgo y la conciencia de Juan Martín, un hombre íntegro de fuertes convicciones republicanas.

“Era una persona de ideas, era un hombre culto, preparado” (Matías Calero)
“El que más sabía era Juan Baena” (Frasquita “La Marica”)

También su familia nos ha destacado este aspecto de su personalidad, su inquietud por formarse, su afán de superación:

“Tenía muchos libros y revistas” (su hermana Regla Martín).
“Siempre se llevaba libros al trabajo para aprovechar el tiempo del bocadillo y leer algo” (su hijo Julio).

Según su hermana, Regla Martín, que tiene 91 años, su condición de dirigente síndical le dificultaba el acceso al trabajo:

“En los mítines que daba defendía que a la gente le dieran suficiente jornal como para poder comer. Todos se colocaban y a mi hermano nadie le quería dar trabajo” .

Por último, reproducimos la carta que escribe “Baena” antes de ser asesinado, carta en la que se puede apreciar su entereza y cómo tiene plena conciencia de que se aproxima lo peor.

“El último adiós”

“Querida Rosario:

Aquí te mando mi último adiós. Perdóname el mal que te haya hecho. Me despido de ti queriéndote más que nunca. Aumenta el cariño para nuestro hijo, puesto que le falta el mío. Dile cuando sea mayor que yo le quería mucho, que era mi única alegría. Tú no te acongojes, desecha todo lo que puedas para poder cuidar de nuestros hijos que es a quien tu tienes que querer en el mundo. A mi hermana Antonia dile que te ayude, que Julito no lo olvide. A los demás hermanos míos y a mis padres dale a leer esta carta para que vean que yo también les dedico mis últimos recuerdos y les pido que me perdonen por el mal que yo les haya hecho. Igual les digo a tus padres y hermanos, que no te abandonen hasta que nuestro hijo pueda ayudarte. A tu María le dices que me voy con el sentimiento de no poderle dar siquiera la mano en señal de agradecimiento por lo bien que ha hecho por ti y por nuestro Julito. No lloréis al leer esta carta pues yo la he escrito sereno, sin temblar, pero maldiciendo al mundo por no poder abrazar a todos ustedes. El mundo es así y hay que acatar el destino. Aquí quedan expuestos todos mis deseos. Diciembre de 1936. Juan Martín Roldán.”

Es asesinado en diciembre de 1936. Dejó familia (mujer embarazada y un hijo con tres años). Su hijo Julio sospecha que su cadáver puede encontrarse en una fosa común del cementerio de Sevilla y nos ha comentado también que la dignidad no tiene precio.

“Mi madre, Rosario Falcón Figueroa, renunció a una paga, porque le exigían como requisito previo que firmara un documento, donde declaraba que su marido no había sido asesinado sino que había fallecido por causas naturales.”

JOSÉ CARRIÓN BENÍTEZ, “KILÍN”


Fotografía de José Carrión Benítez, “Kilín”, cedida por su hijo Pepe


Pidió que se quitaran las banderas que habían mandado a colocar los falangistas.

Nació el 12 de julio de 1910, estaba soltero y vivía en la calle Martínez Barrios, actual calle Conde [8]. Era administrativo del Ayuntamiento, tenía 26 años y estaba soltero, pero con un hijo: Pepe el de “La Cana”. Fue famoso por sus celos que le llevaron a golpear a su novia con un calabozo. El hecho apareció registrado en la prensa provincial de entonces. Se puso tan nervioso cuando agredió a su novia que llegó hasta Arahal corriendo y diciendo que había matado a su mujer, cosa que no ocurrió. Como consecuencia estuvo un tiempo encarcelado. Era de ideas socialistas y durante el movimiento participó en un incidente que parece que fue el desencadenante de que fuera una víctima más de la represión:

“Salieron los falangistas a la calle diciendo que había que poner banderas blancas en las puertas o en los balcones porque habían ganado. Un poco más tarde salió el de “La Cana” diciendo que las quitaran y pusieran banderas rojas, porque los que habían ganado eran los de izquierdas” (Rosario B.).

Según el testimonio aportado por su hijo Pepe, no llegó a estar en el barco:

“Sólo estuvo unos días detenido en una cárcel de Sevilla y desapareció o lo mataron” .

Si estuvo o no en el barco no lo hemos podido confirmar, porque no hemos encontrado su expediente en el ATMTSS. Lo que si hemos encontrado en el Libro “El Viso del Alcor: Memoria del Siglo XX”, de Baldomero Alba, es que entró en la cárcel el 15 de Noviembre de 1936 y fue entregado el 28-11-36.

JOSÉ ALGABA JIMÉNEZ “EL TOLI”.


“Fotografía de José Algaba Jiménez “Toli”, cedida por su biznieto Flavio Escribano


Un gran munícipe.

Nació en 1899 y vivía en la calle Fermín Galán, actual calle Real [9]. Era concejal del PSOE en el Ayuntamiento de El Viso del Alcor y como tal jugó un activo papel en defensa de remedios contra el masivo desempleo (ver al final actas de las sesiones plenarias). Era un buen orador y en más de una ocasión dio mítines en Sevilla capital. Cuando nuestro pueblo cae en manos de los falangistas, una persona con peso en el ayuntamiento lo convenció para que se presentara en Écija, donde había una comandancia del ejército franquista, porque así no le iba a pasar nada. Se fue a Écija, pero lejos de lo esperado lo detuvieron y le aplicaron el Bando de Guerra tras pedirle informes a la Guardia Civil. Allí desapareció, nunca se ha sabido donde está su cadáver. En el legajo 187-A del AMV pone en un documento que al “Toli” se le aplicó el Bando de Guerra en Écija. Tenía 37 años cuando lo mataron, estaba casado y tenía siete hijos.
Su nieto, Paco Algaba, nos ha comentado que su familia tenía el presentimiento de que si se hubiera quedado en El Viso no le hubiera pasado nada grave, por el papel protector que estaba jugando Juan Manuel León Ríos con quienes habían sido concejales republicanos y porque su abuelo estaba muy bien mirado, ya que llevaba a mucha gente a Sevilla sin cobrarle el billete del autobús.

ANTONIO ROLDÁN BENÍTEZ “CHICO TAILE”.

“Se lo llevaron al barco”.

Había nacido el 20 de enero de 1915, vivía en la calle Rosario 160, y era jornalero [10].

“Era mi vecino, perteneciente a la familia de “Los Polonios”, vivía junto al Huerto Cancela y formó parte de una comparsa carnavalesca junto con El Molina, El Milleta y el Titi El Cuadra.” (Guillermo Jiménez Ruiz “Cola”).

“Era de mi quinta, siendo un chaval encabezó manifestaciones con la bandera de la CNT. Se lo llevaron al barco, donde con toda probabilidad fue fusilado.” (Hilario “El de la Hoja”)

“Eran varios hermanos: el más chico tenía una pierna gangrená y se la cortaron. A Antonio o Francisco [11] lo apresaron cuando la quema de la Iglesia, a Ramón le hirieron durante la guerra en una pierna y se quedó cojo. Ramón contaba que mataron a su hermano estando en la cárcel y que le dieron la ropa a su madre.” (Dolores “Rerra”).

Antonio Roldán Benítez figura como difunto en una nota de fecha 6 de Diciembre de 1937 existente en el AMV Legajo 262. También aparece en el Registro de Salidas del día 17 de diciembre de 1938, obrante en el AMV 120, para justificar porque no se presentó a su alistamiento: “Participando que al mozo Antonio Roldan Benítez del reemplazo del 37 se le aplicó el Bando de Guerra ”.

JUAN SANTOS MUÑOZ “JUANILLO MAMÉ”


Imagen del certificado de defunción obrante en su expediente


“Ya mañana me matan”.

Pertenecía a la familia de los “Chichis”, nació en 1898 y vivía en la calle Alcalá Zamora 145. Era praero, cuidador de caballerías de distintos propietarios. Durante la temporada de verano, por las noches, se llevaba estos animales al campo (a la Vega) para que pastaran. Según consta en el sumario de su Consejo de Guerra [12] obrante en el Archivo del Tribunal Militar Territorial Segundo de Sevilla: “militaba en la CNT y se prestó decididamente a contribuir a la defensa de su pueblo en contra del golpe de Estado, haciendo guardias y desarmando a los derechistas. El Mamé mostró gran actividad en defensa de la República (...). Juanillo Mamé se fue la noche del 21 de julio de 1936 al campo en espera de que las tropas ocuparan El Viso. Como esto no ocurrió regresó el día 22 a su casa y despidiéndose de su familia huyó en dirección a Tocina. En dicha población estuvo varios días, recorriendo después Villanueva de las Minas, Pueblo Nuevo y Villaviciosa, donde se alistó en las milicias llamadas “Columna de Andalucía y Extremadura Batallón de Fermín Salvochea”, no participando en ninguna acción de guerra por estar dicho batallón sin armamento. De Villaviciosa pasó a Pozoblanco, Bujalance, Andújar y Membrilla, en donde pidió la baja de dichas milicias, trasladándose a Almería y de allí a Málaga donde le sorprendió la ocupación de la ciudad por las tropas nacionales.”

Esto es lo que él dice en su declaración. Sin embargo, en una relación nominal de los milicianos de CNT Y UGT de la Región de Andalucía y Extremadura que se encontraban en 1936 en servicio de armas o auxiliares, remitido al Colectivo Solano por el archivo de Salamanca [13] figura como Teniente (ver cuadrante en el capítulo de huidos a zona republicana).
Coincidiendo con la toma de Málaga se vino a El Viso y “se presentó voluntariamente ante la guardia civil en febrero de 1937” , que lo encerró en la cárcel que había en la calle Convento.
“Estando encerrado en El Viso fue a visitarlo su sobrino Francisco de la Inés y el Titi de la Bernarda. Solo podían darse la mano a través de una pequeñísima ventana. Apenas mediaron palabras entre ellos, porque Juanillo Mamé dijo “Ya mañana me matan” y los tres nos hartamos de llorar” (Titi de la Bernarda).

Después lo trasladaron a la cárcel de Sevilla. En diligencia de fecha de 31 de marzo de 1937 -como consta en su sumario- se manifiesta que “los encartados Juanillo Mamé y Perdigón ya no se encuentran en el arresto municipal, pues fueron trasladados a Sevilla” . Estando en la prisión provincial, según su sobrina Carmen Benítez Santos, lo visitaba su hermana que trabajaba de recovera en Sevilla.

“Un día mi tío le dijo a mi madre que le llevara un saco de lechugas que él lo podía vender en la cárcel y así se ahorraba de tener que ayudarle. Cuando días después fue mi madre a llevarle las lechugas no encontró a su hermano. Le leyeron una lista de los sacados y se encontraba incluido en ella. Ya había sido condenado a pena de muerte por rebelión militar. Temiéndose lo peor se dirigió al cementerio de Sevilla. Aguantando el dolor y mostrando entereza, para no levantar sospechas, le preguntó a un sepulturero, que le dijo que esa noche había ocurrido algo terrible: fusilaron a muchas personas junto a una fosa abierta, heridas iban cayendo en su interior y posteriormente eran enterradas vivas”.

Fue fusilado el 17 de mayo de 1937 a la edad de 39 años. El Consejo de Guerra celebrado el 14 de Abril de 1937 lo acusó de pertenecer al Comité Revolucionario de El Viso del Alcor y lo condenó a la pena de muerte, “sentencia que fue cumplida el día 17 del mes de mayo en las inmediaciones del cementerio de San Fernando” . De poco le sirvieron en su descargo las buenas acciones que había realizado en los primeros días del golpe, como la liberación de los derechistas detenidos. En la lista de la fosa común de Sevilla, recogida en el libro de Juan Ortiz Villalba “Del Golpe Militar a la Guerra Civil. Sevilla 1936” aparece registrado el nombre de “Juanillo Mamé” y junto a él los siguietes datos:

“Edad: 39 años. Profesión: Jornalero. Causa: H.A.P. (Heridas por Arma de Fuego, eufemismo usado para designar a los fusilamientos). Lugar: Inmediaciones del cementerio. Día Fusil: 17-5-37. Inscripción: 18-5-37. Observaciones: Orden del Juez Militar”.

AGAPITO EXPÓSITO RUIZ “EL GACHA”.


Fotografía de Agapito Expósito Ruiz “El Gacha”, cedida por su sobrino Agapito Expósito



Arriba, de izquierda a derecha: Agapi “El Gacha”, Pepe “Quirifi” y José “Rosca”. Abajo: Jesús “Chocolate”. Fotografía cedida por Sebastián “Rosca”


Su asesinato pudo estar provocado por el odio que le tenía un derechista.

Nació el 2 de junio de 1911, vivía en la calle Alcalá Zamora 96, era cabrero y estaba soltero [14]. Sobre su personalidad nos ha destacado “Cazolillo” que “tenía una voz afeminada y un sentido del humor extraordinario” . Respecto a su militancia política hemos encontrado opiniones contradictorias:

“Era anarquista, muy avanzado” (Titi de la Bernarda). “Era comunista y me decía que no le tenía miedo a los falangistas” . (Hilario “de la Hoja”).

Varios coetáneos nos han apuntado que su muerte fue debida a una cuestión de odio personal:

“Una persona afecta al nuevo régimen le acusó de rebelión militar pero en realidad se lo quería quitar de en medio por odio, porque metía las cabras en su terreno” . (S. L.)

“Lo mandó a matar una persona influyente que vivía en la calle Real, porque le desgajó las espigas de un injerto en un olivar, por haber tenido disputas con motivo de la introducción de las cabras en los terrenos del primero.”

Otras personas, en cambio, nos han aportado otras posibles causas:

“Participó en la quema de la Iglesia y le dijo al cura que se tenía que quitar la sotana” .
“Fue a ver a los fusilados y después lo detuvieron a él.” (Ignacio “Seri”)
“Primero se lo llevaron al Palacio y después al barco. Una vez asesinado le entregaron la ropa a su madre” (Su sobrino, Agapito Expósito García)

Fue fusilado en Sevilla y al parecer estuvo preso en el barco Cabo Carvoeiro, según el investigador José Mª García Márquez.

AGAPITO SÁNCHEZ RUIZ

Este nombre, seguido de los datos que describimos más adelante entre comillas, aparece en el Archivo Municipal de El Viso del Alcor, en el Legajo 120 (Libro de Registro de Salidas), pero dadas las coincidencias con las señas de Agapito “El Gacha” creemos que no se trata de otra víctima más, sino de una confusión en los apellidos.

“Participando que el mozo Agapito Sánchez Ruiz, hijo de Vicente y Rosario, está muerto porque le fue aplicado el Bando de Guerra”.

JOSÉ MORILLO RODRÍGUEZ “MARQUITO”.

Líder de la CNT.

Nació en noviembre de 1904 y vivía en la Calle Francisco Guerrero 38, (actual calle Cruz) [15]. Diversos testimonios orales y otros recogidos de los sumarios de los consejos de guerra señalan que era un dirigente de la CNT visueña:

“El Marquito y el Baena eran los líderes de la CNT, eran muy avanzados, pero no hicieron mal a nadie” . (Diego León “Serrano”).

Varias personas nos han hablado de la bondad de Marquitos:

“Marquito era muy trabajador, muy buena persona, vendía por el campo azúcar, café y tela”. (Reyes Roldán Muñoz “Colchona”).
“Tenía muy buena condición y sabia mucho” . (Francisca Fernández Jiménez “Frasquita La Marica”).

José Morillo fue novio de Agustina “Calaña”, la madre de los “Chilichis”, la cual nos ha contado lo siguiente:

“Era el presidente del sindicato, informaba a los jornaleros de sus derechos y de lo que tenían que cobrar. De todo lo que se le preguntaba sabía. Enseñó a leer y a escribir a mucha gente. Para evitar ser apresado se escondió con el Perdigón en el Cortijo de Casablanca y estuvo sin venir a El Viso durante tres meses. Fue su hermano quien le convenció para que se viniera, porque el Alcalde le tenía dicho que le dijera a su hermano que si no tenía delito de sangre que se entregara, que no le pasaría nada. Se presentó en El Viso, lo detuvieron y lo encerraron en el Palacio hasta que se lo llevaron a Sevilla. Estábamos preparando para casarnos cuando lo mataron. Tenía 32 años y lo mataron en 1937” .

Tampoco a José Morillo le sirvió de nada no tener delitos de sangre ni haberse opuesto a la quema de la Iglesia. Agustina nos ha recordado que escuchó varias veces a “Marquito”, dirigiéndose a los compañeros del sindicato, en referencia a la Iglesia: “decidle a los chavales que no vayan a hacer nada”.

ANTONIO LÓPEZ GONZÁLEZ “EL TABAQUERO”.


Fotografía de Antonio López González “El Tabaquero”, cedida por Rosario León López


“Se lo llevaron al barco junto con El Gacha”

Nació el 7 de febrero de 1910, estaba soltero, vivía en la calle Pi y Margall 19, actual calle Carmona, y trabajaba en el campo [16]. Según su familia, el desencadenante de su detención estuvo motivado por una acusación infundada, realizada por una de las personas que por aquel entonces se hallaba preso en El Viso.

“Desde la ventana del Palacio, uno de los presos se metía con la hermana de mi tío, “El Tabaquero”, todas las veces que la veía. Una vez, harta de que el preso la molestara, mi tía se revolvió y se burló de él. Entonces el preso le dijo que se iba a acordar, que ya no se iba a reír más, porque a un familiar suyo también lo iban a encerrar.” (Dolores León López).

“Lo metieron preso en el Palacio y después se lo llevaron al barco junto con el Agapi “El Gacha”. Le acusaron de quemar la Iglesia, pero él no era muy político, porque no sabía ni leer ni escribir. Cuando lo matan tendría unos 26 años. A su hermano le pilló sirviendo en la zona roja en Valencia.” (Rosario León López).

En el Registro de Salidas, obrante en el AMV 120, hemos encontrado una reseña que literalmente dice lo siguiente “14 de febrero de 1939: comunicando que a Antonio López González le fue aplicado el Bando de Guerra”.

FRANCISCO GARCÍA VERGARA “RUCHITO”.

Una víctima doblemente inocente.

Nació el 25 de febrero de 1900 y vivía en la calle Francisco Guerrero 4, actual Cruz [17]. Fue otra víctima inocente de la represión fascista. Era tío de Salvador del Huerto, no tenía ninguna vinculación política y debieron de sospechar de él que era un fugitivo republicano, según la opinión de todas las personas de su época que hemos entrevistado. Lo matan cuando tenía 36 años, probablemente como consecuencia de una batida por el campo realizada por los falangistas que buscaban a huidos, cerca de la venta de los Cheles, entonces denominada Venta de los Nueve Hermanos. Precisamente el pinar existente en sus cercanías fue un lugar donde fusilaron a muchas personas de Alcalá de Guadaira.

“Se dedicaba a vender frutas y palos de palas para las panaderías. En aquellos días salió a vender a Alcalá y ya no volvió más. Su padre viendo que no venía se fue a buscarlo y se encontró con un guarda jurado que le conocía y le dio la mala noticia de que se habían encontrado a un muerto detrás de un vallado que tenía varios tiros dados y que creía que era su hijo. A los tres días de muerto supieron que ya estaba enterrado en el cementerio de Alcalá”. (Encarnación Bonilla García)

MANUEL PÉREZ MARTÍN “FUÍNO”


Fotografía de Manuel Pérez Martín “Fuíno”, cedida por su hijo Miguel Pérez

</

“Lo acusó de comunista un falangista visueño que le debía dinero para no pagárselo” (padre).

Era el padre del “Rana” y del “Chuchurría” entre otros. Según nos han contado sus hijos “era recovero, vendía por el campo y por la localidad de El Rubio. Estaba casado, tenía 5 hijos y gozaba de una buena situación económica. Cuando estalló la guerra nos fuimos a vivir a El Rubio, donde mi padre puso una tienda. Posteriormente nos volvimos a El Viso del Alcor. Mi padre se colocó de cocinero en la fonda La Peralta de Sevilla. Allí estuvo trabajando hasta que lo denunció un falangista de El Viso (C...) que le debía dinero. Para no pagárselo lo acusó de que era comunista para que lo detuvieran y lo quitaran de en medio”.

Se lo llevaron a Sevilla, donde fue encarcelado junto a su mujer, Rosario Núñez Muriel “La Mota”.

“Mi madre amamantó a uno de mis hermanos que no tenía más de un mes estando presa.” (Manuel “Rana”).

“Juan Manuel León Ríos le aconsejó a las vecinas que le llevaran el bebé a la cárcel para que no le pasara nada a Rosario” (Juan Falcón).

“Antes de ser detenido se fueron a La Luisiana, pero pasado un tiempo volvieron a nuestro pueblo” (Manuela Fernández Jiménez “La Marica”).

“Manuel Pérez Martín, fue fusilado por consejo de guerra en Sevilla, el 31 de enero de 1938. Tenía 32 años, estaba casado y era cocinero.” (José Mª García Márquez, investigador).

JOSÉ ROLDÁN CUEVAS "ESPINACA".

Lo matan siendo un anciano.

Nació el 14 de marzo de 1875 y vivía en la calle Sediles 16 [18]. Bisabuelo de nuestro compañero Felipe Ferrusola. Lo detuvieron cuando estaba trabajando de albañil en el Molino de "Juansierra", junto a la Academia. Según su nieto, Jose Mª Ferrusola:

“se lo llevó la guardia civil a Sevilla, delatado por un visueño, porque discutiendo con éste habló muy mal del gobierno. Una noche lo sacaron de la celda y le aplicaron el garrote vil o lo ahorcaron. Una vez asesinado, fue enterrado en Sevilla, pero posteriormente sus familiares pedimos exhumar el cadáver y pudimos enterrarlo en El Viso".

José Mª García Márquez, investigador del ATMTSS que está hacendo un estudio de los que murieron a garrote vil, nos ha comentado que "Espinaca" no se encuentra dentro de estos casos.

En cualquier caso, lo que está claro es que lo matan el 17 de Enero de 1938 a los 61 años de edad.

JOSÉ GARCÍA FLOR “EL MENÚO”.

Se pasó al ejercito republicano y desapareció.

Nació el 18 de diciembre de 1902, estaba casado con Rosario Rodríguez Benítez “Nenea”, no tenía hijos, trabajaba en el campo y vivía en la calle San José, 21, junto al “Iñazca”, compañero de fuga [19]. Por referencias encontradas en sumarios del ATMTSS, como el instruido contra Manuel Campillo Carmona “Culebro” [20], deducimos que perteneció al grupo de personas que durante los primeros días del golpe decidieron defender la República con las armas en las manos, haciendo guardias y desarmando a las personas de derechas.

Su familiar, Juana Morillo García, nos ha recordado que “fueron a su casa a media noche a avisarle para que se escapara. Huyó y desapareció”.

Sobre lo que posteriormente fue de él su familia apenas supo nada. Su sobrina Teresa García Ruiz nos ha contado que “por aquellos entonces nos dijeron que lo habían visto por varios pueblos, pero nunca más volvió a su casa. No sabemos si lo mataron o si se exilió”.

Nosotros hemos encontrado una pista sobre “El Menuo” en una relación nominal de los milicianos de CNT Y UGT, de la Región de Andalucía y Extremadura, que se encontraban en servicio de armas o auxiliares en 1936, la cual nos ha sido remitida por el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. [21]

Nombre y apellidos Años Profesión Lugar residencia Domicilio Función miliciana
65798 70 José García Flor 33 campesino Viso del Alcor C/ 16 de Febrero, 19 Miliciano del frente de Córdoba

VISUEÑOS REPRESALIADOS QUE MUEREN EN LA CÁRCEL DESPUÉS DE LA GUERRA:

A las ejecuciones de decenas de presos visueños se unieron las defunciones por enfermedades contraidas por el maltrato carcelario. Las terribles condiciones de vida que sufrieron los presos suponen la degradación humana llevada hasta extremos infames. Las cárceles eran focos de hacinamiento extremo, un lugar en el que se suspendían los derechos humanos. Las torturas, la escasez de alimentos y la falta total de higiene, que multiplicaba los piojos y las epidemias, hacían que los presos murieran como moscas.
En nuestra investigación, de momento, hemos descubierto dos visueños que una vez acabada la guerra encontraron el final de sus días recluidos entre rejas por motivos políticos: José Jiménez Correa y Antonio Flor Núñez “Castaño”.

JOSÉ JIMÉNEZ CORREA.


Escaneado de su expediente de Salamanca


Una pluma envidiable, una eminencia.

En el Archivo Municipal Visueño encontramos en un escrito las siguientes pistas sobre José:

“estuvo recluido en la prisión celular de Valencia. Falleció en la cárcel de Sevilla poco después de la Semana Santa de 1943” .

En el libro “Miseria y represión en Sevilla (1939-1950)” de Mª Victoria Fernández Luceño ya aparece como preso tres años antes de su muerte, segun consta en una relacion nominal de los reclusos de la cárcel de Sevilla existentes en 1940.

N Nombre y apellidos Edad Profesion Lugar de nacimiento
2445 Jose Jiménez Correa 34 Mecanico El Viso del Alcor

Preocupados por saber algo más sobre su singladura vital le pedimos información al Archivo General de la Guerra Civil Española de Salamanca. Este archivo nos remitió varios escritos de la época (pertenecientes al expediente nº 29738) emitidos por la Delegación Nacional de Servicios Documentales -Sección Político-Social- a través de los cuales descubrimos que era de la CNT, que se había pasado voluntariamente a “los rojos” y que en el año 1938 ya estaba en un campo de concentración. Literalmente dice lo que sigue:

“Cabo que se evadió de la zona nacional a la zona republicana. Figura el informado, José Jiménez Correa, en relación nominal, fechada en Talavera de la Reina a 31 de octubre de 1938, de los pasados voluntarios que con aquella fecha, marchan conducidos por fuerzas de la Guardia Civil , desde el campo de concentración de la Plaza al de Plasencia. También aparecen los datos de su carnet de la CNT “Número de socio: 1613. Nombre y apellidos: José Jiménez Correa. Edad. 34 años. Organización CNT. Población: Viso del Alcor (Sevilla). Cotizaciones: enero, febrero, marzo y abril [22] .

Otro informe político-social dirigido al Sr. Comisario Jefe de la Comisaria de Investigación y Vigilancia de Alicante con fecha de 27 de enero de 1941 dice lo siguiente: “Del fichero del Tribunal Permanente del II Cuerpo del Ejercito obra una ficha con estos datos: JIMÉNEZ CORREA, José. División 7°, Brigada 40, Batallon 160. Empleo Soldado Cabo. Hecho: evasión al enemigo. Entrada: 30/9/38. Registro: 13.136. N° de causa: 4302. Historia del asunto: el Jefe de la División traslada parte Jefe Brigada. En 8-10-38 se decreta incoación y pase al S.R. 13.287. En 31-10-38 al Relator oficio e informe.”

Además de esto, el Archivo de Salamanca nos remitió dos excelentes artículos de opinión editados por el diario “Nosotros” de Valencia, órgano de la Federación Anarquista Ibérica, que nos llevan a concluir que era un visueño con un altísimo nivel intelectual.

ANTONIO FLOR NÚÑEZ “CASTAÑO”.


Fotografía de Antonio Flor Núñez “Castaño, cedida por su sobrina Manuela Cobano Flor


Tres años escondido en su domicilio.

Nació el 26 de abril de 1916 en calle Rosario 283. Antonio y Manuel Cadenas Salvat “Cote” (véase la historia de éste en próximos capítulos) fueron los dos perseguidos que más tiempo permanecieron escondidos en nuestra localidad. Consultada, en el Archivo Territorial Militar Segundo de Sevilla, la documentación relativa a su Consejo de Guerra -causa numero 61.324 tramitada por el procedimiento sumarísimo- hemos extraído los siguientes datos:

“Perteneció a la CNT y en los días primeros del golpe actuó a las órdenes del comité rojo. Anduvo patrullando por las calles (...) haciendo guardias con armas y practicando registros en domicilios de personas de derechas. (Un declarante dice que se presentó en su domicilio armado de una escopeta, acompañando al Culebro, para comprobar si tenía armas). Al ser tomada la población, huyó del pueblo y regresó a los pocos días ocultándose en su domicilio, donde permaneció durante toda la guerra, no haciendo su presentación al ser movilizado su reemplazo, el del 37. Se alistó como voluntario en La Legión, en el tercio extranjero, de donde desertó. Al terminar la guerra fue presentado por su propia madre en el cuartel del Duque en Sevilla el día 26 de mayo de 1939, pasando posteriormente a la cárcel de Ranilla. Sufrió prisión preventiva desde el 26 de mayo de 1939 hasta el 10 de octubre de 1942, la cual le fue abonada porque le cayó una pena (dictada el 3 agosto de 1942) de doce años y un día de reclusión temporal con la accesoria legal de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena impuesta, que extinguía el 24 de mayo de 1945 por un delito de auxilio a la rebelión militar.”

Por su parte, la familia nos ha transmitido la siguiente versión de lo que le ocurrió:

“Con 17 años lo detuvieron junto con tres de sus amigos, pero lo pusieron en libertad. Se le metió en la cabeza que iban a venir otra vez a por él y estuvo varios años escondido en varios sitios (Cueva Honda, en el Huerto de las Cabrerizas, en la chimenea de su casa y en los tejados) para que no lo detuvieran. Temía que lo apresaran y lo fusilaran como a algunos de sus amigos a los que acusaron de quemar la Iglesia. El sabía quienes participaron en la quema, porque los vio y no quería decirlo. A cualquier hora aparecía la Guardia civil o los falangistas en su casa buscándolo. Cuando llamaban en su casa él miraba antes por unos agujeros que tenía la puerta para esconderse. Acabada la guerra, su madre decidió entregarlo para que hiciera la mili y lo metieron preso en la cárcel de Ranilla. De allí se lo llevaron a la mili. A los pocos día de estar en el ejército, después de haberle puesto la inyección y un plan de comidas, murió de manera sospechosa.”

En el legajo 257 del AMV, en el cuaderno correspondiente al reemplazo de 1937, dicen de él que “en el mes de mayo de 1939 se presentó en el Regimiento de Infantería Granada 6 de Sevilla, pasando el 31 de julio de 1939 a prisiones militares” .

Según Guillermo Jiménez Ruiz “Cola”, vecino de infancia, “el Castaño cuando venían buscándolo se metía en el pozo. No llegó a ir al Ejército lo llevaron a una cárcel provisional que había cerca de la Cruz del Campo, frente a la de Ranilla. Como allí paraba el autobús de El Viso el se solía asomar a un balcón y nos saludaba.”

La versión de Guillermo sobre la causa de la muerte del Castaño contradice a la de la familia: “El Castaño murió tuberculoso” .

En el Libro de Registro de Salidas del Ayuntamiento Visueño [23] hay una anotación que dice “Participando que Antonio Flor Núñez, perteneció a la CNT y tomó parte en saqueos, incendio y desarme de vecinos pacíficos y en octubre de 1936 marchó a Sevilla para ingresar en la legión sin saberse nada de él.”

Y en el AMV 125 hay una ratificación de lo anterior fechada el 9 de mayo de 1941: “Antonio Flor Núñez, perteneció a CNT, se ocultó en su domicilio hasta el año 1940 que pasó a un campo de concentración en el que permaneció hasta hace poco que lo licenciaron por disposición de la autoridad” .


Temas: Memoria Histórica - Anecdotario - 2007
ÚLTIMOS COMENTARIOS - COMENTA EL ARTÍCULO
#1295 - Por Jesus Carrión Ruiz
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
16 de febrero de 2009
Jose Ruiz Cadenas ( Patadepaño)

Antes de todo felicitar a las personas que han realizado este articulo ya que con su trabajo nos recuerdan a nuestros familiares asesinados en la guerra civil.
Gracias

Soy nieto de (PATADEPAÑO) José Ruiz Cadenas y en mi interior siempre tengo el recuerdo de mi abuela (Rosario) y de un abuelo que nunca conocí solo en historias que mi abuela me contaba en los atardeceres de verano sentados en el patio de casa, una mujer luchadora y con una fuerza interior sorprendente ya que después del asesinato de mi abuelo se quedo con tres hijos que sacar adelante. Una mujer que busco durante mucho tiempo a su marido,"al que nunco encontro" debió amar en sobremanera a mi abuelo ya que yo siempre la conocí vestida de luto por su muerte y recordándolo. Con una losa sobre sus hombros que la impedía olvidar. La victimas de aquella masacre fueron todos y cada una de las personas asesinadas, y sus familiares.
Te llevamos en nuestro corazón.

"Que descansen en paz"

#598 - Por Comisión Memoria Histórica de Solano.
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
7 de septiembre de 2007

La semana que viene saldrá el Capítulo 12 y versará sobre los visueños fusilados residentes en otras localidades y sobre los maridos de visueñas que no eran naturales de El Viso. Además aprovechamos para recordarte que el jueves 27 de septiembre a las 20 horas tendrán lugar las II Jornadas de Memoria Histórica en El Viso del alcor, organizadas por Solano. Contaremos con la presencia de Francisco Rodríguez Nodal, autor del libro "Caines del Amanecer" que trata sobre la represión en Carmona. Sus testimonios son espeluznates. No te lo pierdas.

#597 - Por Anónimo
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
7 de septiembre de 2007

Me tenéis impaciente ¿Cuando sale el capítulo 12?

#570 - Por Comisión de Solano para la Recuperación de la Memoria Histórica.
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
2 de agosto de 2007

A continuació reproducimos unos comentarios de la página web "www.todoslosnombres.org" sobre nuestro trabajo de recuperación de la memoria histórica:

"EL VISO DEL ALCOR (SEVILLA): RECUPERANDO LA MEMORIA HISTÓRICA. NUEVOS DATOS.
El Viso del Alcor: Recuperando la Memoria Histórica
(ACTUALIZACION DE LOS DATOS EN LA SECCION DE INVESTIGACIONES).

http://www.colectivosolano.org

Venimos diciendo desde hace años que la “Recuperación de la Memoria Histórica” es, y debe seguir siendo, sobre todo un proceso social, y en este sentido el trabajo que viene desarrollando en grupo ecopacifista SOLANO de la localidad sevillana del Viso del Alcor es toda una lección. Hoy volvemos a reiterar nuestra admiración por el trabajo bien hecho y actualizamos –con nuevos datos- este arduo trabajo que ya dura algunos años.

Porque la Recuperación de la “Memoria Histórica” es sobre todo un ansia de conocer, reconocer y homenajear a todos aquellos ciudadanos y hechos ocurridos durante el franquismo que han sido ocultados desde las esferas del poder y “aparcados”, que no olvidados, en la memoria de aquellos a los que les tocó sufrir directa o indirectamente.

Este proceso de Recuperación no debe recaer, sola y exclusivamente en manos de los expertos (historiadores, investigadores, etc..) sino que en ese proceso debe de participar activamente la sociedad en su conjunto, incluido los poderes políticos, al tratarse de una deuda histórica y colectiva con las víctimas.

RECOMENDAMOS SU LECTURA Y DIVULGACION."

#569 - Por Comisión de Solano para la Recuperación de la Memoria Histórica.
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
1ro de agosto de 2007

"Más vale tarde que nunca". Acabamos de darnos cuenta que uno de los foreros preguntaba en los comentarios de capítulos pasados acerca del palacio. Simplemente le queremos comunicar que era propiedad de Los Medinacelli, que en 1935 y 1936 estaba siendo usado como escuela de niñas y como sede de la UHP (Unión de Hermanos Proletarios: PSOE, PCE, CNT, UGT). Ya en 1936, José Algaba Jiménez "Toli" propuso en una sesión de la Corporación Municipal que se expropiara incorporándolo al patrimonio municipal.

#554 - Por Esteo
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
25 de julio de 2007

Aunque no comparto, para nada, la lìnea de trabajo de la ASOCIACION AMIGOS DEL VISO, la respeto. Asì estàn las cosas, al menos para mì. Colaborador de Solano.

En relaciòn a lo de reabrir las heridas ya supuradas, uf, que pereza: aquì las heridas, y lo hemos repetido mil y una veces, nunca se cerraron. Ni cuando la falacia aquella de la transiciòn. Tan sòlo, lo màs alto de la clase polìtica, sector de izquierdas incluido, optò porque todos miràramos, como borreguillos para otro lado. La herida, por tanto, sigue estando muy abierta. Y es por lla que trabajamos en pos de su correcta cicatrizaciòn: hemos de recordad a los olvidados. Ya que, y perdòn por el tèrmino, "los otros", los caìdos, aunque tambièn injustamente -se les enalteciò como heroes cuando muchas veces no eran màs que quintos desgraciados nada adictos a ningùn règimen- fueron homenajeados durante casi medio siglo.

Sin acritud, os saluda un enamorado de este colectivo. Y un saludo tambièn para los simpatizantes de AMIGOS DEL VISO.

#551 - Por Anónimo
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
25 de julio de 2007

Lo que sí es cierto y de alabar todas las inicativas locales de recuperar nuestra memoria histórica,tal y como se dice la mejor manera de no repetir y equivocarnos como en el pasado es conocerlo. Árdua tarea debido a que vivimos en un mundo manipulable y que absolutamente todo es objeto de manipulación. No obstante, decir a la persona del comentario anterior que tiene razón en que no todos fueron homenajeados, pero hay algunas víctimas rojas que ni tan siquiera se sabe hoy de ellas el paradero de sus cuerpos. Homenajear es un acto libre y digno de alabanza pero también es cierto que lo mejor para nuestra sociedad es superar el horror y el drama de las 2 Españas y no reabrirlo por intrereses partidista, reabrirlo para conocer nuestro pasado y afrontar con garantías nuestro futuro. Yo optaría por condenar la Guerra Civil Española, por ser un ejmplo cercano de la barbarie de una guerrra, y homenajearía a todas las víctimas de la misma, haciendo referencia a lo innecesario de una guerra en un simple grabado (nada de cruces que ya decanten para un lado)porque que a nadie se le olvide que las víctimas (de ambos bandos) eran vecinos, algunos familias, amigos y reabrir sucesos pueden desenterrar el rencor, odio que si no estaba olvidado, se estaba superando. Así que desde este modesto comentario, alabo a SOLano pero le insto a que tenga especiel cuidado en no herir sensibilidades (que aunque sea verdad lo expuesto no se trata de resucitar enfrentamientos y rencillas de hace 70años y que le digo yo que aún las hay)en aras de preservar los valores conquistados en los años difíciles de nuestra transición y posterior democracia.. Ánimo y a por la tercera......

#549 - Por Ácrata
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
25 de julio de 2007

Una cosa que me ha llamado poderosamente la atención es el oprobioso silencio de la asociación Amigos de El Viso sobre esta parte de la historia visueña. Ningún intento por rescatar nada del olvido, ningún empeño en dignificar u homenajear a tantas víctimas visueñas inocentes. Eso si, en los más de 20 años de vida de esta asociación, si han dedicado más de un artículo a recordar a personas del antiguo régimen, a los destrozos de la Iglesia... ¡Qué sesgo más descarado!. Y después van de apolíticos.

#534 - Por Opinador.
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
23 de julio de 2007

Una respetable opiniòn la tuya. Aùn asì, dèjame apostillar algo: ni siquiera todos los que murieron del bando franquista fueron honrados debidamente: por ejemplo, los "quintos" obligados a ir a la guerra fueron sublimados falazmente y "dejados de la mano de dios" en la realidad. Es cierto que lo prioritario, en mi humilde opiniòn, es hacer ejercicios de justicia como el que lleva a cabo Solano. Pero si dejar de recordar que hasta los martirologios y apologìas franquistas no hicieron justicia ni con los suyos (aquellos soldados de Salamina).

Enhorabuena a Solano.

#531 - Por Leona
Anecdotario, capítulo 11. Microbiografías de los visueños fusilados, asesinados o desaparecidos después del 6 de agosto de 1936
23 de julio de 2007

Hola, a diferencia de muchos, que ven en la recuperación de la memoria histórica el impulso de una campaña política dedicada a inculcar en los jóvenes una visión falsa del pasado, me parece que es una labor estupenda la que estais realizando, xq pienso que los jóvenes no somos tan manipulables como se intenta hacer ver, sino que quienes kieren saber buscan información y se forman sus propias conclusiones, y yo pienso q durante 40 años sólo fueron honrados los muertos de una parte, así q la justicia histórica exige q ahora honremos a los de la otra, que además representaban la LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA!!!!

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

AGENDA
OTRO MUNDO ES POSIBLE
¿QUE ES EL TTIP?
Domingo, 1ro de febrero de 2015
Para enfrentarse al TTIP necesitamos que todo el mundo esté informado. Para informar necesitamos a los medios. Pero los medios necesitan la (...)
RAP CONTRA EL RACISMO
Sábado, 25 de octubre de 2014
Cantera Sierra de Esparteros, Morón de la frontera
Sábado, 1ro de marzo de 2014
En este video podemos ver la FALSA restauración y explotación ilegal que SIDEMOSA ha llevado a cabo durante 11 años en la Sierra de Esparteros y por (...)
Cantera Sierra de Esparteros, Morón de la frontera
Sábado, 10 de agosto de 2013
En este video podemos ver la FALSA restauración y explotación ilegal que SIDEMOSA ha llevado a cabo durante 11 años en la Sierra de Esparteros y por (...)
Sí se puede, con las energias renovables
Domingo, 7 de abril de 2013
Aquí está la prueba para las personas que todavía no se creen que la generación de electricidad por métodos respetuosos con el medio ambiente puede (...)
PARTICIPA
EL AYUNTAMIENTO ¿ILUMINADO O DESLUMBRADO POR ENDESA?
Sábado, 25 de octubre de 2014
¿Se merece ENDESA que el Ayuntamiento la homenajee? Estamos asistiendo a una colosal crisis económica, institucional y civilizatoria. Se está (...)
Otro Incendio Intencionado a los pies de la Cornisa de los Alcores
Jueves, 8 de agosto de 2013
El pasado viernes día 2 de agosto otro incendio intencionado a los pies de la Cornisa de Los Alcores, justo detrás del Tiro al Plato, amenazaba con (...)
Denuncias Recibidas
Domingo, 31 de julio de 2011
Porque una imagen vale más que mil palabras...
SOLANO DENUNCIA QUE LA BASURA DE LOS REYES MAGOS LA ESCONDE EL AYUNTAMIENTO...
Miércoles, 2 de febrero de 2011
Desde hace muchos años el Colectivo Ecopacifista Solano de El Viso del Alcor viene denunciando que existe una gigantesca escombrera y un (...)
ASÍ ENTIENDE EL MEDIO AMBIENTE NUESTRO CONCEJAL
Jueves, 4 de noviembre de 2010
Hace algunos meses comenzamos a denunciar públicamente la proliferación de escombreras en nuestro pueblo, las cuales lejos de desaparecer continúan (...)